Blog Dr. Reinaldo González Ramos

Artículos

¿En qué fijarse a la hora de elegir a un especialista en infertilidad?

Lograr éxito en un tratamiento reproductivo requiere de profesionales cada vez más preparados. Por ello es aconsejable que aquellos que están pensando en someterse a un tratamiento de infertilidad, sepan en qué fijarse a la hora de escoger al médico especialista y, por supuesto, al equipo que lo acompaña. Acá explico los requisitos que debe cumplir un verdadero y buen especialista en medicina reproductiva e infertilidad. Por Dr. Reinaldo González, MD., Ph.D, ginecólogo especialista en infertilidad y medicina reproductiva, académico de la Universidad de Chile.

REQUISITOS QUE DEBE TENER EL ESPECIALISTA EN MEDICINA REPRODUCTIVA:

Los ginecólogos especialistas en medicina reproductiva deben tener en total al menos 12 años de formación, que se desglosan de la siguiente forma:

¿POR QUÉ NO BASTA CON SER GINECÓLOGO PARA EJERCER LA MEDICINA REPRODUCTIVA?

Porque la infertilidad es un tema es muy amplio. No sólo involucra a la mujer sino también al hombre. En la mujer el sistema reproductor es muy complejo y depende de muchas cosas: del sistema endocrino, de la anatomía, del adecuado funcionamiento del ciclo menstrual, de la edad materna, de la reserva ovárica, de la permeabilidad de las trompas de Falopio y presencia o ausencia de múltiples enfermedades ginecológicas que afectan la fertilidad. Estos factores relacionados con la reproducción se estudian de manera superficial en la beca de ginecología, lo cual no es suficiente para hacer un diagnóstico completo y correcto de la causa de la infertilidad y, posteriormente, la definición y ejecución del tratamiento.

ENTRENAMIENTO: CLAVE DE TODA FORMACIÓN

El entrenamiento de técnicas de reproducción asistida se hace sólo en la formación de subespecialista. Los becados en ginecología no hacen práctica de fertilización in vitro, no hacen inseminación intrauterina, no hacen estimulaciones ováricas, no aprenden a hacer los tratamientos que se realizan siempre en medicina reproductiva. Algunos lo ven superficialmente pero no aprenden cómo hacerlo y no tienen práctica en esto.

Desde este año, CONACEM está reconociendo oficialmente la subespecialidad de infertilidad y medicina reproductiva. En razón de ello, todos los subespecialistas de la Sociedad Chilena de Medicina Reproductiva están presentando sus antecedentes para ser certificados y reconocidos como tales. En Chile no hay una ley que regule las especialidades y subespecialidades. Por lo tanto es muy importante que mientras no haya una regulación por ley, la gente sepa a quién consultar.

VENTAJAS DE IR DESDE EL PRIMER MOMENTO AL ESPECIALISTA EN INFERTILIDAD

Las ventajas de ir en la primera consulta a un subespecialista en infertilidad son varias:

CHANCE DE EMBARAZO

RIESGOS DE TRATARSE CON UN GINECÓLOGO QUE NO ES ESPECIALISTA EN INFERTILIDAD

Una pareja infértil corre diversos riesgos si opta por ir a consultar a un ginecólogo general. Entre ellos:

CALIDAD HUMANA DEL PROFESIONAL

La infertilidad genera mucho estrés y ansiedad, de allí la importancia de contener a la paciente desde el primer día. La paciente debe saber si el médico va a estar siempre disponible para responder las inquietudes normales que surjan en el camino.

El seguimiento y el contacto adecuado es muy importante durante el tratamiento de medicina reproductiva. En mi caso entrego una atención sumamente personalizada a mis pacientes para que puedan hacer todas las consultas que quieran porque ello ayuda a minimizar los errores y porque, además, tengo súper claro que vienen con una carga emocional importante.

IMPORTANCIA DE LA CLÍNICA O CENTRO DONDE SE REALIZAN LOS TRATAMIENTOS

El centro donde se realizan los tratamientos, debe ser un centro especializado en medicina reproductiva, pues se requiere tecnología de última generación, laboratorios completamente implementados y con un equipo de profesionales (embriólogos, matronas, anestesistas, técnicos, etc.) altamente especializado en el área. También, la clínica de reproducción debe disponer de todas las técnicas o tratamientos modernos, como congelación de embriones, diagnóstico genético preimplantacional, ovodonación, etc, pues esto influye en las tasas de embarazo, que son mejores en los centros especializados y con todas las técnicas disponibles.