Fertilización in Vitro

Fertilización in Vitro

La Fertilización in Vitro (FIV) / ICSI es una técnica de reproducción asistida de alta complejidad cuyo objetivo es desarrollar embriones fuera del sistema reproductor femenino para luego transferirlos a la cavidad uterina donde pueden continuar su desarrollo hasta el nacimiento.

¿En quiénes se utiliza?

Este tipo de técnica es utilizada en parejas que no han podido concebir por distintas razones. Por ejemplo, en mujeres que tienen una obstrucción permanente de las Trompas de Falopio o en las que se han extirpado las Trompas por diferentes motivos. En casos de endometriosis, también puede ser necesaria una FIV. De igual forma en parejas en que el hombre tiene una oligospermia severa (recuento de espermios < 5 millones/ml) o una azoospermia (ausencia de espermatozoides en el eyaculado). Por último, en parejas en que ya se han intentado 4 o más ciclos de inducción de ovulación con inseminación intrauterina sin obtener embarazo, la FIV da una mejor chance de embarazo.

¿Cómo se realiza la FIV?

La primera etapa de la FIV consiste en estimular a la mujer con inyecciones de hormonas que van a favorecer el desarrollo de múltiples folículos (ovocitos u óvulos), los que, al momento de estar maduros, se extraerán a través de una aspiración folicular. La aspiración folicular se realiza en un pabellón quirúrgico, estando la paciente con anestesia, y consiste en puncionar los folículos por vía vaginal y bajo visión de ultrasonido (ecografía) para extraer los ovocitos que serán fecundados posteriormente con los espermatozoides de la pareja en un laboratorio especializado. La fecundación de los ovocitos se puede realizar en forma de inyección intracitoplasmática de espermios (o ICSI, que en inglés quiere decir intracytoplasmic sperm injection), es decir, inyectando un espermatozoide dentro de un ovocito para conseguir el desarrollo de un embrión.

¿Cuándo son trasladados los embriones a la madre?

Los embriones que alcanzan un buen progreso se transfieren al útero materno la mayoría de las veces entre el tercer y quinto día de desarrollo. La posibilidad de embarazo con esta técnica en mujeres menores de 38 años es alrededor del 40%.

¿Cuántos embriones se transfieren?

Se transfieren 1 o 2 embriones y los embriones no transferidos se criopreservan (congelan) para futuros intentos.

¿Cuándo se diagnostica el embarazo?

2 semanas después de la transferencia embrionaria con un test de SubUβ-HCG en sangre y se confirma 2 semanas más tarde a través de una ecografía transvaginal. Los principales riesgos de la FIV son el síndrome de hiperestimulación ovárica, que se presenta en forma severa, requiriendo hospitalización, en menos del 1% de los casos, y el embarazo múltiple que puede llegar a presentarse en un 10-20% de los embarazos obtenidos con esta técnica.

Escrito por Dr. Reinaldo González Ramos.