Vitrificación de oocitos

Vitrificación de oocitos

La vitrificación de oocitos es una técnica en la que se congelan los oocitos u óvulos para poder fecundarlos en el futuro y así poder ser madre más adelante.

¿Quién se puede realizar este tratamiento?

Toda mujer que quiera postergar su maternidad puede vitrificar oocitos para poder fecundarlos el día en que quiera ser madre. Algunas mujeres lo realizan por razones personales y en otros casos hay mujeres que tienen enfermedades que pueden comprometer su fertilidad, como distintos tipos de cáncer y sus terapias (quimio-radioterapia) o endometriosis, entre otras, por lo que deciden criopreservar oocitos, para tener posibilidades futuras de embarazarse.

¿A qué edad es mejor congelar oocitos?

La edad ideal es antes de los 35 años, pues mientras más joven, mejor cantidad y calidad de oocitos se podrán obtener y congelar, lo que dará mejores posibilidades de embarazo en el futuro. También se puede hacer después de los 35 años, pero mientras más avanzada sea la edad de vitrificación, menores posibilidades de embarazo habrán el día que se descongelen y fecunden los oocitos.

¿Qué posibilidades de embarazo da este tratamiento?

La posibilidad de embarazo al fecundar los oocitos descongelados varía según la edad de la mujer y la cantidad de oocitos congelados. Mientras más joven sea la mujer al momento de vitrificar oocitos, sus posibilidades de embarazo serán mejores el día que los descongele. Así, una mujer menor de 35 años, que congele al menos 8-10 oocitos, tendrá una posibilidad de embarazo futura de alrededor de 40%. Si congela 2 o más veces, logrando congelar más de 16-20 oocitos, sus posibilidades pueden llegar al 70% aprox. de embarazo. Si se congelan pocos oocitos (menos de 8), o si la edad al congelar es más de 37-38 años, la posibilidad de embarazo será menor (10-30% aprox., dependiendo de cada caso).

¿Cómo se hace el tratamiento?

El tratamiento consiste en estimular a los ovarios con hormonas inyectables, denominadas gonadotrofinas durante 10-14 días aprox. Estas logran hacer madurar varios folículos u oocitos al mismo tiempo, lo que se monitorea con seguimiento ecográfico. Una vez maduros los oocitos, se realiza la punción folicular, lo que se hace en pabellón, bajo anestesia, vía transvaginal. De esta forma los oocitos van al laboratorio, donde son vitrificados o congelados. Luego, en el futuro, el día que se quieran fecundar, estos son fecundados in vitro y luego de 3-5 días se realiza la transferencia de embriones intrauterina.

Escrito por Dr. Reinaldo González Ramos.