Diagnóstico genético preimplantacional

Diagnóstico genético preimplantacional

Es una técnica que permite saber cómo son los cromosomas del embrión antes de transferirlo al útero. De esta forma se puede saber si el embrión es sano, y transferir embriones sanos dentro del útero, para tener mejores posibilidades de embarazo y menos posibilidades de abortos.

¿Quiénes se pueden realizar este tratamiento?

La principal indicación es la edad materna. Si una mujer es mayor de 35-37 años, el riesgo de cromosomopatías o enfermedades cromosómicas empieza a aumentar, siendo por ejemplo, de 1 en 80 embarazos a los 40 años. Otra indicación es el caso de enfermedades genéticas o mutaciones conocidas que se pueden heredar, y con el diagnóstico genético es posible saber si el embrión no padece mutaciones o enfermedades genéticas específicas, y así poder transferir un embrión sano a la madre.

¿Qué posibilidad de éxito tiene?

En caso de obtener embriones sanos, la posibilidad de embarazo es de 50% aprox.

¿Cómo se realiza?

La madre debe realizar un proceso de estimulación ovárica con hormonas inyectables, al igual que en una fertilización in vitro, por 12-14 días. Luego se realiza la aspiración folicular y la fertilización in vitro de los oocitos con los espermatozoides del padre y luego se observa el desarrollo embrionario hasta el estado de blastocisto. Luego, al blastocisto, se le toma una biopsia o muestra de células, que serán estudiadas genéticamente. Luego el embrión se congela y una vez que se sabe el resultado del diagnóstico (2 semanas a 1 mes después), se realiza un tratamiento de preparación endometrial y la transferencia de embriones.

Escrito por Dr. Reinaldo González Ramos.